2 abril, 2020
República de Guinea Ecuatorial

Ministerio de Cultura, Turismo y Promoción Artesanal
República de Guinea Ecuatorial

Ministerio de Cultura, Turismo y Promoción Artesanal


(Rutas que le  guían por los rincones más hermosos de las regiones continental e insular de Guinea Ecuatorial).

ISLA DE BIOKO (ANTIGUA FERNANDO POO)

La isla de Bioko, de origen volcánico y con una superficie de 2.017Km es la más extensa de las islas de Guinea Ecuatorial. En ella se encuentra Malabo (capital del país, compartido con Bata).

Bioko, se localiza en la Bahía de Biafra  (Bonny), porción del Golfo de Guinea, la cual dista apenas  40 Km de la costa de Camerún y unos 180 de la región continental de país.

Isla muy abrupta  de origen volcánico  con prominentes montañas  en su interior que alcanzan alturas considerables, teniendo en cuenta su reducida extensión. El Pico Basilé con 3.011 m es máxima altura del país, situada en la parte norte de la isla. La Caldera de Luba 2.260m y el Pico Biao de 2 son otras de sus cimas más  relevantes. En Bioko existen dos espacios naturales protegidos: El parque nacional del pico Basilé en el norte y la reserva científica de la caldera de Luba, en el Sur.

En 1778 mediante el tratado del Pardo, Portugal cedió a España la Isla de Fernando Poo, a cambio de la Isla Santa Catalina de  Brasil, Posteriormente fueron los británicos  los que ocuparon la isla, con el capital Fitz William Owen al mando, que la utilizo como base naval para prevenir el tráfico de esclavos. Por aquellos tiempos se pasó a llamar Port Clarence; los esclavos liberados se fueron instalando en la isla y sus descendientes pasaron a llamarse fernandinos, constituyendo una cultura diferente que hablaban su propia lengua. La isla de Bioko paso de nuevo a la soberanía española en 1843, bautizando a la ciudad con el nombre de Santa Isabel. Tras la independencia de Guinea Ecuatorial, fue elegido como capital del estado  en 1968. Su actual nombre data de 1973 en reconocimiento al último rey Bubi, Malabo Lopelo Malaka, el cual opuso una fuerte resistencia  a la colonización española.

La vegetación  selvática cubre la  mayor parte del territorio, la costa es escarpada con  playas vírgenes  de arenas  volcánicas, con excepción  de la playa de Arenas Blancas  de Luba. Existen lagos ubicados en el interior de antiguos  Cráteres volcánicos de gran belleza, mientras que una abundante red hidrográfica origina  vertiginosas cascadas antes de llegar al mar.

Podremos recorrer la isla sin ninguna dificultad, a través de una carretera que sin solución de continuidad circunda la isla y de la que parten  rutas alternativas que dan acceso a los lugares más recónditos.

RUTA: MALABO‒ SAMPAKA‒ PICO BASILÉ‒MALABO

Se trata de una escapada  de un día de visita  por los alrededores de Malabo. Tomaremos la carreta a Luba y a unos  9 Kilómetros encontramos la entrada a la finca Sampaka, topónimo que procede  de la contracción del nombre de su primer propietario llamado Samuel Parker, uno de los primeros libertos  que desembarcaron en Port Clarens, en la época en la que la isla estaba ocupada por los ingleses.

Continuaremos por un camino rodeado de altas palmeras para adentrarnos en Sampaka, antigua finca de cultivos y elaboración de cacao. La casa principal es de madera, la cual se conserva en buen estado, con algunas modificaciones. En Sampaka podremos conocer, in situ, el proceso de elaboración del cacao y visitar  la finca donde crecen hermosos arboles.

Una vez finalizada la visita desandamos  camino y regresamos a Malabo, donde desde el barrio  de Elá-Nguema, al oeste de la ciudad, tomaremos la carretera en dirección a Riaba. A unos 17 Km a la derecha, nos desviaremos por una nueva carretera asfaltada que nos conducirá al Pico Basilé, el cual alcanza unos 3011 m siendo la máxima cumbre de la isla y del país; zona protegida declarada Parque Nacional del pico Basilé, de alto interés paisajístico, con la existencia un lago de alta montaña llamada Claret. Es de destacar  el poblado Bubi de Basilé, al pie de la montaña que lleva su nombre, donde durante el siglo XIX residieron algunos gobernadores de la isla de Bioko.

Pico Basilé

La parte baja de la montaña está cubierta de una  espesa selva  pero a medida que ascendemos, el paisaje se va abriendo. Las vistas desde el pico son impresionantes. Si no hay niebla se divisa el Golfo de Guinea y la costa de Camerún con el imponente Monte Camerún, volcán que supera los 4000 metros de altitud.

El regreso a Malabo se realiza por el mismo camino de ida.

RUTA: MALABO LUBA

Saldremos de Malabo en dirección a Luba, pasando por el barrio de Atepa, dejando el estadio de Makabo a la izquierda. La carretera está en buen estado y bien indicada. Una frondosa vegetación, impide la visibilidad del mar en gran parte del trayecto.

Poco antes de llegar a Luba, una señal nos indica el acceso a la bella playa de arenas blancas, la única con arenas claras en la isla, habitada por una pequeña colonia de pescaderos, donde podremos disfrutar de una relajante estancia y baño, al mismo tiempo que degustar una comida a base de pescado fresco, llamada BILOLA, compuesta por caracoles, plátano y yuca.

Frente a la playa se encuentra el islote de los Loros, una paradisiaca isla cercana a la costa a la que se puede acceder contratando los servicios de los pescadores locales. Siguiendo nuestro camino, ya muy cerca de Luba, pasaremos por el puente de los tiburones, el cual atraviesa el rio de su mismo nombre. En este punto el espacio se abre y divisaremos la bahía de Luba con todo su esplendor, ahí mismo hay un monumento que conmemora la fecha que desembarco el brigadier D. Felipe de los Santos Toro, ( Conde Argelejo), el cual comandaba dos buques de la armada española , las fragatas santa catalina y nuestra señora de la soledad, tomando posesión en nombre de España y del Rey Carlos Tercero de la Isla de Fernando Poo y del resto de territorios cedidos por Portugal en el tratado del pardo de 1778.

Luba es la segunda ciudad más importante de la isla, después de Malabo y capital de la provincia de Bioko Sur. Durante los fines de semana se llena de visitantes y se convierte en uno de los lugares más animados de la isla.

Recomendamos un paseo a pie por sus calles, donde podremos disfrutar de su ambiente. Sus principales lugares de interés son el hospital de estilo colonial, el manantial de agua dulce y el convento‒colegio de los claretianos.

Desde el club Náutico podremos disfrutar de las vistas al nuevo puerto, desde donde parten las embarcaciones turísticas que nos llevaran a  hacer un recorrido  por la selvática costa sur de la isla y la población de Ureka.

Otro lugar de interés, localizada al oeste de Luba, es la población de Batete, donde se localiza una de las ultimas iglesias totalmente en madera, la cual se ha rehabilitado recientemente.

Podremos regresar a Malabo o bien pernoctar en Muba, donde existen varios hoteles y restaurantes pero si queremos desde ahí  podemos enlazar  con las siguientes rutas, que discurren por el Sur de la isla.

Ruta: Luba‒ Ureka  (costa sur de Bioko)

Desde Luba parten las embarcaciones que nos llevaran a recorrer las salvajes costas de la isla de Bioko, para lo que es necesario, solicitar previamente  los respectivos permisos a la delegación del ministerio de turismo.

La costa que avistaremos entre Luba y el poblado de los pescadores  de Ureka, pertenece a la reserva científica de la caldera de Luba.

Si por el contrario buscamos aventura más radical, y estamos lo suficientemente preparados, podemos llegar a Ureka por tierra firme, pero lo que sería preciso emprender una larga caminata que nos llevara toda la jornada en medio de una  selva húmeda y difícil, iniciando la excursión desde Moka, teniendo en cuenta que toda la región presenta  uno de los grados se pluviosidad más alto del planeta y siempre acompañados por un guía.

RUTA: LUBA‒ MOKA‒ RESERVA CIENTÍFICA DE LA CALDERA DE LUBA

La población de Moka, es el lugar de acceso a la Reserva Científica de la Caldera de Luba. Este enclave, debe su nombre al Rey Moka, que hábito en este lugar a mediados del siglo XIII, llegado a ser soberano de la isla. La población goza de un agradable clima , al estar situado en un valle a mas de 1000 metros de altitud sobre el nivel del mar, desde allí se pueden hacer interesantes rutas , entre las más recomendables elegiremos las cascadas de llady, que se desploman por una empinada  ladera cubierta de vegetación en una caída libre de más de 200 m. Otra alternativa nos llevara a los lagos Biao, Loreto y Claret, después de salvar un fuerte desnivel, situados ambos en unos impresionantes cráteres de origen volcánico.

Para acceder a estos recónditos lugares, es recomendable contratar los Servicios de la Asociación  Proteccionista  B.B.P.P. WWW.bioco.org. .

El regreso a Malabo podemos hacerlo tomando la carretera de la cuenca Oriental, c

RUTA: MALABO‒ COSTA ESTE‒ RIABA.

Saldremos de Malabo en dirección este, para tomar la carretera costera. Pasaremos por Rebola donde  podremos visitar su iglesia colonial. Siguiendo camino,  a nuestra izquierda y abierto entre la espesura del bosque, encontraremos el acceso a Baney; Continuaremos, sin perdida, al sur de la isla.

Interesante y bello recorrido, desde donde podremos avistar las costas de Camerún, localizadas a tan solo 32Km. La carretera, en buen estado, atraviesa pequeños pueblos, como Basacato y Bacake Pequeño, que tradicionalmente han vivido del cuidado de cacao.

Si vamos sin prisa, podemos tomar algunas de las desviaciones que se dirigen hacia el mar y descubrir parajes desconocidos y llenos de encanto, con playas de arenas volcánicas.

Cruzamos el viaducto sobre el rio Kope, el cual salva un profundísimo barranco, donde es aconsejable hacer una pausa y contemplar con calma el paisaje selvático con el mar al fondo.

Unos 29Km más adelante, llegaremos a la población de Riaba fundada por los portugueses, donde se localiza una playa de arenas guijarros y la desembocadura de uno de los riachuelos que procede el lago Loreto. En Riaba se respira un ambiente muy tranquilo y es el punto de conexión con la costa oeste de la isla, a través de una buena carretera.

Opcionalmente se no deseamos volver a Malabo por el mismo camino podemos enlazar con las rutas descritas con anterioridad y quedarnos a dormir en Luba o Moka.

Las buenas condiciones de las comunicaciones terrestres de Bioko, las cuales dan acceso a multitud de caminos alternativos, la convierten en un lugar  para la práctica del ecoturismo y las rutas en bicicleta.

REGIÓN CONTINENTAL

UN PASEO POR BATA

La torre la libertad de Bata es un gran monumento situado en el paseo marítimo de la ciudad de  Bata; Tiene 68 metros de altura y  88 metros de ancho. En sus instalaciones alberga un restaurante giratorio en forma circular para 40 personas y una discoteca en la parte inferior. El monumento fue construido por la empresa Horizon y financiado por el Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial. Las obras del monumento se iniciaron  en Mayo de 2009 y finalizaron en Septiembre de 2011. La cubierta es de granito y el revestimiento de aluminio, a la vez que está equipada de la última tecnología sobresaliendo el espectacular efecto de luces que destacan en la noche.

La Catedral de Bata, fue construida el siglo XVII. Se inauguró el 1954, por los misioneros Claretianos, su arquitectura es de estilo arquitectónico gótico-colonial.

En el año 1967, el Vaticano declara las dos Vicarías apostólicas de Guinea Ecuatorial, Santa Isabel (Malabo) y Bata, como Diócesis, nombrado a Fang Nzé Abuy como primer Obispo de Río Muni.

Actualmente las misas se celebran los domingos o en las efemérides importantes son un verdadero espectáculo digno de ver, la ceremonia religiosa se ve amenizada con cantos espirituales acompañados de instrumentos típicos de percusión, como el balafón, el tamtám, etc. Al finalizar la ceremonia los feligreses salen cantando y bailando. El edificio ha sido restaurado en el año 2000.

RUTA: BATA‒PUNTA MBONDA‒TIKA‒RIO CAMPO (costa norte)

Partiendo de Bata, en dirección norte siguiendo el litoral, llegaremos a Punta Mbonda, donde existe un faro, situado dentro de los límites de la Reserva Natural de Rio Campo. En estos lugares hay maravillosas playas y largas playas donde la vegetación llega a tocar el mar; poco más al norte llegaremos a Tika, un enclave esplendido y tranquilo que invita al relax, donde existe un pequeño eco museo con la finalidad de concienciar a la población sobre la importancia de la protección de las tortugas marinas.

Continuando por el litoral, después de atravesar pequeñas aldeas de pescadores, llegaremos a campo. En la desembocadura del Rio Campo o Ntem, que hace de frontera natural con Camerún, hay una aduana con un puesto de policía. Cabe la posibilidad de alquilar un cayuco una vez hayamos completados todas los formulismos del permiso de navegación, para poder adentrarnos en el curso del rio  y descubrir admirables parajes, con posibilidad de avistar algunos de los escasos Hipopótamos que aún perviven en Guinea Ecuatorial.

RUTA: MBINI‒KOGO‒ESTUARIO DEL RIO MUNI (Dirección sur)

Continuando hacia el sur, desde donde podremos escoger tres opciones para llegar hasta Kogo o Cogo. Si tomamos la ruta del interior, bordeando los límites del parque nacional del Monte Alén, discurrimos por una de las regiones mas selváticas de Guinea Ecuatorial, mas adelante en las proximidades de Kogo, el paisaje se abre y divisaremos el inmenso y bellísimo Estuario del Rio Muni. Si por el contrario, si tomamos la carretera de Mbini hacia Akelayong, el camino será más fácil y corto. Una vez en este poblado de las orillas del estuario podremos contratar alguna lancha que nos paseara por sus costas.

Kogo o Cogo merece una visita a su iglesia Colonial, recientemente restaurada y a su hospital provincial desde el cual se obtienen unas magnificas vistas del estuario. Además es in buen lugar para degustar pescado  a la brasa. El ambiente nocturno se encuentra en el barrio de Kogo Chico, donde la música y la cerveza discurren en sintonía y dentro de un ambiente juvenil y con ganas de fiesta.

En la actualidad se están llevando a cabo importantes obras de infraestructura y turísticas, podremos contratar la navegación por el estuario. Desde su puerto, parten los ferrys y embarcaciones que nos llevaran a la Isla de Corisco.

Aquí podemos observar el enorme Estuario del Rio Muni declarado, Resera Natural, donde confluyen 4 grandes ríos, el Congue, el Mandyani, el Mitong y el Utamboni. La costa está repleta de abundante vegetación que penetra en el mar y casi todo es un manglar. Habitan Manatíes de la familia de los  sirénidos y que dan lugar a todo tipo de leyendas. Algunos islotes emergen en estas aguas tranquilas, selvas, manglares y pantanos crean un paisaje melancólico en tiempos pasados.

Hasta estas tierras, llego el reconocido explorador vasco Manuel Iradier con la intención de cartografiar y estudiar la topografía de este territorio, ya fronterizo con el país vecino de Gabón.

RUTA: BATA‒NIEFANG‒PARQUE NACIONAL DEL MONTE ALEN (Dirección este)

Esta ruta parte de Bata, por carretera dirección a Niefang, cuyo nombre significa ( limite de los fang) ;población de de cerca de 40 mil habitantes siendo unos 70 Km de la capital, atraviesa por el rio Benito a intersección de las principales vías de comunicación de la región continental del país y donde destaca la presencia de un antiguo seminario.

A partir de esta población, podemos acometer la obligada visita al Parque Nacional del Monte Alén el cual presenta varias rutas de acceso formando  un simulado triangular de las poblaciones más importantes de la zona Evinayong Niefang, con distancias con mayor o menos dificultad. En el interior del parque existen algunas cabañas para cobijarse, además de un hotel para su visita. Es obligatorio recurrir a los  servicios de guías profesionales.

CORISCO Y ELOBEYES

Paraíso de Arena Blanca.

La isla de Corisco, de unos 15 Kilómetros cuadrados de extensión, disfruta de un clima ideal, y hermosas playas de arenas blancas; Su orografía es llana con suaves colinas interiores, cuenta con una importante vegetación, marismas y algunos pequeños arroyos.

El poblado más importante de la isla  es Gobe y junto con las Islas de Elobey Grande y Elobey Chico, forma parte de una Reserva Natural.

En 2011 arqueólogos españoles, descubrieron un importante yacimiento, compuesto por una necrópolis de dos mil años de antigüedad, la más grande e importante, desde este mismo año, corisco esta comunicado por un moderno aeropuerto internacional. Se localiza a una distancia de de 18 millas náuticas de Kogo, con la que se comunica por mar; 310Km la separan de Malabo y 60 Km de Bata;

Desde el punto de vista histórico esta isla fue, tristemente un punto de reclusión de esclavos a la espera de su viaje a América.

PALE

Situado al lado del aeropuerto de Annobón, se encuentra la localidad de San Antonio de Palé o, simplemente, Palé. La parte antigua de la ciudad está situada en la misma playa. Se trata de una de las localidades más ordenadas de Guinea. A pesar de la sencillez de muchas de las viviendas, siguen un estricto plano ortogonal. A medida que nos alejamos de la playa, la ciudad va encaramándose por las colinas y debe adaptarse a las irregularidades del terreno, por lo que su trazado es mucho más complejo.

La monumental misión católica preside, desde las alturas, la ciudad está situada junto al Ayuntamiento, el hospital, el campamento militar y las residencias de los funcionarios. Pero el eje de la vida de sus habitantes no está en la parte alta de la ciudad, sino en la playa. Allí es donde se desarrolla buena parte de la vida local. En la playa se sitúa el viyil, una especie de cobertizo donde se reúne las cabezas de familia de la isla y toman las decisiones claves de su comunidad. Allí esta ubicado, también, el poético cementerio donde están enterrados los ancestros de los annoboneses y las barcas que garantizan la supervivencia de las familias de la isla. La playa es, a la vez, el parque en que los niños nativos juegan al salir del colegio: expertos nadadores, surcan las olas con habilidad de surfistas. En medio de la playa: un gran barco embarrancado, tendido sobre la arena, demuestra la peligrosidad de estas aguas. Y es que el océano es muy bravo en esta zona, y solo los nadadores experimentos deben arriesgarse a bañarse en las zonas de mar abierto de la isla.

Al este de la población, pasado el aeropuerto, se encuentra una diminuta cala, la Playa del Amor. Está rodeada de grandes rocas, entre las que el agua circula a gran velocidad, gracias a ello se disfrutar de un baño tranquilo en un entorno idílico.

Tras pasar el aeropuerto, y junto a un gran baobab, que se dice que tiene poderes mágicos, se encuentra el hotel de la isla. Esta situado en emplazamiento bellísimo, sobre unos espectaculares acantilados.

Este hotel, por el momento, es el único equipamiento turístico de este territorio, que además funciona como bar y restaurante, si bien es posible conseguir el alquiler de una habitación o una casa, contactando con la población local. En la isla tampoco hay bares ni tabernas donde se pueda comer cada día. A veces hay algún bar que prepara pescado, pero no hay garantía de que esto ocurra siempre. Por ello, el turista que visite Annobón debe preparar bien su viaje y asegurar previamente el alojamiento y la manutención.

EL LAGO Y LOS PICOS

Quien pase por Annobón debe realizar, obligatoriamente, una visita al Lago A Pot. Esta laguna está situada a poco distancia de la ciudad a 200 metros sobre el nivel del mar. La subida es muy empinada, por lo que se recomienda afrontar la excursión con calma. Es bueno ir acompañado por algún guía annobonés, ya que hay muchos caminos que conducen hasta el lago. La subida es muy agradable, ya que circulo entre un espeso bosque de mangos, que cubren la luz del sol. En muchos rincones encontramos pequeñas plantaciones: de bananas, ñames, mijo, naranjas, cocos, piñas, caña de azúcar.

La laguna, que no es muy profunda, suministra agua dulce a la ciudad de Palé. Además, en la laguna se pescan cangrejos de rio, un manjar delicioso muy apreciado por los annoboneses. Desde la laguna se puede subir hasta el Pico Fogo  (de 654 metros). Se trata de una excursión de apenas 45 minutos, pero pesada por lo empinado de la ruta. La zona próxima al pico está ocupada por grandes prados de una gran belleza y desde la cima se tiene una vista inmejorable sobre la isla y sobre el océano. Desde la misma laguna se puede subir al Pico Quioveo, uno de los más altos de la isla, de 598 metros, otra excursión recomendada.

LOS POBLADOS Y LAS COSTAS

La población de Annobón vive una buena parte del año concentrado en Palé. Pero cuando llega la temporada seca (de mayo a julio), son muchos los que se desplazan a los tres pueblos que hay en el sur de la isla y que permanecen deshabitados al resto del año. Si un viajero visita Palé durante el verano, puede sorprenderse al encontrar la ciudad vacía: mucha gente ha ido a cultivar las fincas de los poblados y han dejado las casas de la ciudad al cuidado de algún anciano o de algún otro miembro de la familia.

Los poblados suelen ser bastante precarios, ya que sus casas no estás pensadas como residencias permanentes, pero resultan de una gran belleza, ya que están ubicados en las accidentadas laderas de la isla, hundidas en la exuberante vegetación. Las costas de Annobón no son muy aptas para el baño, ya que son muy escarpadas, aunque de vez en cuando encontramos pequeños rincones de playa con arena blanca o arena negra. Pero para los nativos estas costas son un recurso básico, ya que son muy ricas en pesca. Además de pescados, capturan pulpos y numerosos tipos de moluscos, como el sabroso bilolá.

CORISCO Y ELOBEYES: PARAISO DE ARENA BLANCA

Vuelo desde Malabo y Bata, Ferri desde Kogo.

La isla de Corisco, de unos 15 de extensión, disfruta de un clima ideal y hermosas playa de arena blanca; su orografía es llana con suaves colinas interiores, cuenta con una importante vegetación, marismas y algunos pequeños arroyos.

El poblado más importante de la isla es Gobe y junto con las islas de Elobey Grande y Elobey Chico, forma parte de una Reserva Natural.

En 2011 arqueólogos españoles, descubrieron un importante yacimiento, compuesto por una necrópolis de dos mil años de antigüedad, la más grande e importante de África. Desdeese mismo año, Corisco esta comunicado por un moderno aeropuerto internacional. Se localiza a una distancia de 18 millas náuticas de Kogo, con la que se comunica por mar; 310 km la separan de Malabo y 60 km de Bata.

Desde el punto de vista histórico, esta isla fue, tristemente, un punto de reclusión de esclavos a la espera de su viaje a América.